Anoche, la inspiración llegó a mi cama. No tenía un nombre de caballero…sino varios. Aquella canción interpretada por Julio Iglesias y Willie Nelson me obligó a hacer un recorrido sentimental por el nada interesante camino de mi vida. “A todas las mujeres que amé” decían a coro. Entonces, tomé una libreta y empecé a escribir.

Como saben, me he casado en una única ocasión y desde mi divorcio se me ha complicado volver a enamorarme. Tengo francamente jodido el corazón. Muy jodido la verdad, pero, quizá como le pasa a todo el mundo, mis romances memorables están en mis años juveniles. Y ya verán porqué son memorables.

Soy la reina de “lo que no pudo ser” y del “debí haberte pedido que fueras mi novia”. Tres diferentes señores con los que imaginé una vida en común han reaparecido en mi vida 20 años después, con 40 kilos de más, hijos y varias ex mujeres solicitando mi comprensión y amistad en esta red social. 

Reconozco que perversamente me he sentido contenta. “¿No que no?” Les he escrito a cada uno luego de revisar sus fotografías. 

¿Será cierto que uno puede enamorarse varias veces y querer a profundidad a diferentes hombres o mujeres según la etapa de la vida en que te encuentres? ¿En verdad nos enamoramos o es una simple ilusión lo que sentimos? 

La canción terminó mientras yo la tarareaba con algunos nombres en mi cabeza. Guillermo, Alejandro, Luis Miguel, otro Alejandro…la lista sigue. 

A los verdaderamente verdaderamente importantes no los menciono. Hay que darles su lugar: En el olvido. 

Recommended Posts

Leave a Comment