image

¿Qué haría usted si se encontrara frente al asesino de su hijo? ¿Podría contenerse? ¿Se sentiría capaz de escuchar la forma infame y salvaje en que le quitó la vida del ser que tanto se ama? Pablo Torrealba y Vilma Castro simplemente lo observaban.

Estábamos dentro de una corte criminal, escuchando al asesino de Jaclyn Elisse, su hija de 18 años contar con detalles su versión de la muerte de la jovencita.

“Ella se estaba texteando con alguien y no me estaba haciendo caso. Entonces me atacó y yo le apreté el cuello. Luego me di cuenta que estaba muerta”.

Que fácil fue para el describir el espantoso crimen que realmente cometió. La joven murió a causa de una golpiza de este sujeto que le llevaba 15 años. La torturó salvajemente. Le arrancó pedazos de su hermoso cabello. La mordió 6 veces en diferentes partes del cuerpo. Los golpes fueron tan fuertes que la autopsia reveló que el corazón de la chica tenía hematomas.

Aunque fue condenado a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional el sistema de justicia de los Estados Unidos le permite apelar. El individuo tuvo el valor o el descaro de hacerlo alegando que el juicio en el que fue condenado había sido injusto porque su defensa fue “incompetente”. Aceptó que confesó haber asesinado a Jaclyn con tal de que se le diera un cargo de homicidio imprudencial y no premeditado.

Mientras hablaba yo observaba con mediana discreción a los padres de Jaclyn. Era su única hija, su tesoro más preciado, una jovencita que estaba empezando a vivir y cuyo único error tal vez fue confiar en un sujeto de tan mala entraña. Era una niña. Si a veces a los adultos nos cuesta distinguir entre el bien y el mal, que podríamos esperar.

image

Pablo y Vilma se mantuvieron estoicos escuchando semejante barbarie. Era como si a Jaclyn la volvieran a matar. Una segunda muerte, igual de lenta y espantosa…esta vez con calumnias y mentiras. La evidencia está ahí, no se puede falsificar lo que tiene prueba.

Estaba cubriendo el caso para el noticiero local en el que trabajo. Entre llamadas telefónicas y mensajes de texto de mis productores tuve que prestar atención haciendo anotaciones para mi reportaje. Después, entrevisté a los padres de Jaclyn. Se me caía la cara de vergüenza. ¿Qué se les puede decir? ¿Qué se les puede preguntar? Armados de valor me dieron sus declaraciones pidiendo a la jueza que no permita a este hombre que dañe jamás a otra jovencita. Luego, salí corriendo para preparar la historia y luego un tiro en vivo para la televisión.

Llegué a mi casa tardísimo sin comer y con el corazón apretujado. Mi hija de 12 años me esperaba sonriendo. La abracé con fuerza y lloré. Mis lágrimas mojaban su cara. Es tan maravillosa que no me dijo nada. Solo se abrazó de mi pensando tal vez que su madre está un poquito loca.

Descansa en paz Jaclyn Elisse.

Recommended Posts
Showing 13 comments
  • Manuel Pijuan-Carreño
    Responder

    Una vez más ,arrancas lágrimas de rabia porque siguen sucediendo estos crímenes,tu eres una fuerte voz de los que no pueden olvidarse.

    • Diana Montano
      Responder

      Gracias. Es un trabajo que nos corresponde a todos como sociedad. Saludos!

  • luz ospina
    Responder

    Gracias Diana Montano ..por levantar la voz de quienes fueron victimas y ya no pueden defenderse.

    • Diana Montano
      Responder

      Muchas gracias. Hay que seguir trabajando

  • Aileen
    Responder

    Gracias Dianas por todo lo que haces, ..justicia para Jaclyn y para tantas otras víctimas …

    • Diana Montano
      Responder

      Gracias a usted por leer mi blog

  • Yolanda Torrealba
    Responder

    Gracias, Diana Montano; me uno a las demas ” gracias…!! ” Eres una ” autentica profesional….!! ” Y se ve; q’ ” amas… ” lo q’ haces…… te Felicito….!!”

    • Diana Montano
      Responder

      Muchas gracias por sus palabras. Hay que seguir buscando justicia para las víctimas.

  • Edma Borrero
    Responder

    Señora Montano, es usted un ejemplo a seguir , se expresa en representación de la comunidad y sobre todo ayuda a hacer justicia por los que ya no están, sus familias y no deja que se quedé en el olvido un suceso que puede evitar que se pierdam más vidas. La felicito por su labor, entrega y sobre todo, sensibilidad.

    • Diana Montano
      Responder

      Muchas gracias por sus comentarios. Para eso estamos los periodistas, para apoyar a nuestra comunidad. Saludos cordiales.

    • Diana Montano
      Responder

      Gracias!

  • Roma
    Responder

    This article is really cool. I have bookmarked
    it. Do you allow guest post on your page ? I can write high quality posts for you.
    Let me know.

    • Diana Montano
      Responder

      Yes but only in Spanish. I will love to have you as a writer.

Leave a Comment