Ayer por la tarde, manejaba mi Cadillac (no, no es un Cadillac, pero se escucha ¡elegante! 😉😉😉) por la avenida Krome, en Miami. Se trata de una área transitada por muchos camiones de carga 🚛 y transporte pesado.

Me acompañaba al volante la voz de mi amigo Pablo quien vive en Washington. De pronto, a la orilla de la carretera vi a una tortuga que intentaba cruzar.

-¡Ay noooo! ¡La van a atropellar! Grité mientras me orillaba. Rápidamente prendí las luces de emergencia y retrocedí para llegar hasta ella mientras mi amigo me pedía precaución. Unas gotitas de lluvia mojaron mi cabeza.

El animal estaba literalmente a punto de lanzarse a una muerte segura. Camiones iban y venían sin reparar en aquella concha en el pavimento. En cuanto me vio acercarme se escondió en su “casita”. Entonces vi que del otro lado de la calle estaba un lago. La pobre pretendía volver al agua.

Sin más, la cargué, la subí a mi auto y con Pablo en el teléfono la llevé de vuelta a su hogar. Apenas se despidió de mi por unos segundos. La empujé suavemente y de un salto se sumergió feliz nadando a la profundidad.

-¡Le salvaste la vida! Dijo mi amigo.
-Eso parece güerito-. Me sentí particularmente alegre al despedirme de él.

Pocos minutos después, cuando aún no llegaba a mi casa recibí una llamada para darme una extraordinaria noticia que involucra un aumento en mis ingresos.

-¿En serio? ¡Wow muchas gracias!-

Mientras escuchaba a mi jefe, la imagen de la tortuga volvió a mi mente.

-¿Será posible? ¡Qué grande y maravilloso eres Padre Celestial!-

Corrí a buscar el significado de encontrarse una tortuga.

“La tortuga es considerada símbolo de la larga vida y la tenacidad en el folklore de muchas culturas. Tener tortugas como mascotas o figuras de tortugas atrae buena suerte al hogar o la oficina. La longevidad de las tortugas se asocia a que favorecen la buena salud y protegen contra las malas energías”. ¡Yeeees!

¿Quién habrá salvado a quién?

Moraleja: La vida cambia en un segundo y en un segundo nos cambia la vida…todo, absolutamente todo ¡pasa! Hoy estamos a punto del desmayo y mañana renacemos en amor y energía.

PD: Como buena reportera, hice un reporte gráfico de mi encuentro con “la buena suerte”…el video me emociona en forma particular ¡qué gran encuentro con Dios en su creación maravillosa!…

¡Feliz y suertudo día para todos!

Recommended Posts

Leave a Comment