-“Perdona Diana pero, los caballeros, no tenemos memoria” me dijo mi amigo con cara de galán frustrado.

-“¡No inventes!, ¡cuentámelo todo por favor!” le supliqué muriendo por saber el chisme, la novia lo había cortado y se suponía que él estaba destruído.

El tipo no se inmutó. Me miró tristeando y como los mariachis…calló, dejando la respuesta a mi imaginación.

-“Te botaron por inútil” pensé mientras le pasaba el brazo por la espalda y lo miraba con cara de pena. Si usted no cuenta las cosas, uno se hace la película.

¡Qué caballerosos resultaron los señores! y es que las féminas, vaya que tenemos memoria. Mucha, perfecta, continua.

Sólo basta un disgusto con el galán de turno para correr con las amigas. Y en eso, sí que somos solidarias las mujeres.

“Ay mi’jita, te lo dije, es un imbecil”…
“Yo sabía que era un nacoooooo”…
“Un idiota”…
“¡Pero por favor Diana María! si vive pegado a las faldas de su mamá”….(eso me lo dijo en un momento…mi mamá).

Y entonces nos damos cuerda entre nosotras.

“Carajo. Era un mal amante el muy infeliz. Lo que pasa es que la calle está canija y pues..más vale pájaro en mano, que ver un ciento volar”.

Llegan corriendo las risas.

“Bueno mi’jita, usted sacúdase y a lo que sigue”…
“Tengo dos prospectos para presentarte, solo que son pobretones”…
“Ay nooo pobretones noooo, aguanta un poco”…
“Vamos a vengarnos de él”…
“Que no te noten urgida”…

Tiempo de confesiones. En un segundo todas nos volvemos víctimas y recordamos ese momento de hace 400 años en el que un sujeto nos hizo el fuchi, nos dijo “no”, nos dejó plantadas o nos puso el cuerno.

“Yo iba a la universidad cuando…”

Una copa de vino, una taza de café, o toneladas de helado y bocaditos amenizan este tipo de reuniones.

Amo a mis congéneres, en especial las que entienden de verdad el significado de la solidaridad.

Me encanta tener memoria. Olvidar y dejar ir…NUNCA.

PD: Y ustedes señoras y señores…¿ya les fallan los recuerdos?…

Recommended Posts

Leave a Comment