image

Vamos a ver si lo puedo resumir un poco. Ha sido un año muy difícil para mí en mi vida personal y como madre. Decisiones duras, altibajos emocionales, gente que no puede quedarse. Pero…aquí estoy…y todos ustedes conmigo. Así que, aquí va mi lista de aprendizajes….

-Que NADA ni NADIE, ABSOLUTAMENTE NADIE vale la pena como para entregar la vida. Ni los hijos, ni el trabajo, ni la familia, ni un marido, ni los amigos. El compromiso fundamental es contigo mismo.

-Que me ha costado mucho, muchísimo, demasiado, llegar hasta donde estoy. Que he invertido sangre, sudor y lágrimas en mi misma, por tanto, NO PERMITO JAMÁS el menor asomo de abuso o negligencia hacia mi persona.

-SACA con urgencia y emergencia TODO, TODO lo que te hace daño y te impide ser feliz o crecer. Si es tu familia, tus hijos o amigos muy queridos simplemente ámalos y si es necesario atiéndelos pero no permitas que manejen ni tu vida ni tu casa, que es en realidad tu corazón. Ahí es donde está tu hogar.

-Que como dijo Santa Teresa de Ávila…..”Nada te turbe, nada te espante”…quien tiene confianza en Dios…lo tiene todo. En pocas palabras, que nada ni nadie te robe tu paz.

-Por si se me olvidaba, este año me enseñó que nada, absolutamente nada es para siempre, ni lo bueno, ni lo malo. Todo dura lo que tiene que durar.

-Que amo a mis hijos tan profundamente que soy capaz de defenderlos de todo y de todos…incluso de ellos mismos. Lo que está mal, está mal..no hay que disfrazarlo de “travesuras infantiles”. Se llama “tough love” y lo practico cuando es necesario.

-Que el papel de víctima no le queda a nadie. Hay que dejar de autoflagelarnos. El pasado, ya pasó. Hay un futuro por ahí esperando ¡hagamos de las nuestras!

-Que por lo general solo hay dos opciones: estar conforme, que es, a mi parecer lo más cercano a la felicidad o amargarte por cosas que no vas a cambiar. Elijo la conformidad.

-Que aunque duela, nuestras expectativas en la gente son mucho más grandes de las que estas pueden responder. No esperes nada de NADIE.

-Que se vale dar reversa. Dar un paso atrás no siempre indica que no has avanzado.

-Que no podemos vivir en la negatividad. Sacúdete. Diviértete. Apasiónate.

-Que las mejores lecciones de vida vienen de los niños. Mis hijos me han enseñado algunas cosas que no se aprenden en la universidad.

-Que hay que aprender a vivir en la mediocridad….y tratar de no embarrarte. Así es esto. Punto.

-Que el perdón se puede dar serenamente, siempre y cuando se acompañe del olvido y la indiferencia. No necesito perdonar 70 veces siete, ni poner la otra mejilla al que me ofende. Con una basta….¡y que se largue!

-Que no te debes desgastar en relaciones que no van a ningún lado. Si no te quieren, pues ni modo. Te retiras dignamente (o con una buena mentada de madre) y a lo que sigue. Carajo gente…hay MILLONES de seres increíbles en este planeta, alguien por ahí, algún día en algún lugar te encontrará y entonces…¡deja que te desbarate!

-Que la soledad y la poesía son el mejor antídoto en momentos de ofuscación o coraje o de plano un gatito ronroneando en tu regazo.

-Que si algo te molesta, emociona o duele: dilo. Habla por esa boca, ya estamos muy mayores como para callar lo que siente el corazón.

-Que todos los días deberían ser de año nuevo. Celebrar que estamos vivos, que pasamos 24 horas respirando y que Dios nos da la maravillosa oportunidad de empezar cada mañana otra vez.

Así que, a la vida hay que hacerle el amor y no la guerra. ¡FELIZ 2016! Y muchas bendiciones para todos…..

Recommended Posts

Leave a Comment