El popular refrán mexicano vino a mi memoria cuando una amiga me hizo una llamada telefónica.

“Me dijo que yo era mucha mujer para él y que por eso mejor debíamos terminar”.

Por enésima ocasión he escuchado la historia y no deja de sorprenderme que un señor, hecho y derecho no tenga la decencia o el valor de decirle a una dama “Ya no quiero andar contigo. Me he dado cuenta que no somos compatibles”. Así, sencillito, franco y sin ofender.

Hace unos meses, alguien me dijo exactamente lo mismo, solo que como soy una persona práctica y realista entendí que, o andaba con otra o yo había dejado de gustarle. Ojo, me lo dijo luego de que lo pesqué en una situación de descaro total. Ante la confrontación pues…resulté ser ¡un mujerón!

Dejar de gustarle a alguien es lo más normal del planeta. Conforme pasan los días uno dice “ay mejor no”, pero por favor, no hagan papelones diciendo cosas absurdas que sus comentarios tontos solo sirven para que las amigas nos demos cranque y nos causen risa.

A mi jamás en la vida se me ocurriría decirle a un sujeto “Eres demasiado hombre para mí”. ¿Verdad que se oye, lee e interpreta mal? Y bueno, no existe ningún señor que a mi me signifique “mucho”. Pretendo relacionarme con mis iguales. Nada más.

Empecemos porque si una persona te queda “grande” o “chiquita” quizá no está hecha a tu medida y si ese es el caso no hagamos el ridículo 🙃 al lado de quien no nos queda bien. Punto.

La coherencia y la honestidad son cualidades que algunos todavía valoramos. De la inteligencia ni hablar.

No saben con cuaaaaaaantas ganas me he quedado de decirle a alguien por ahí…

“Soy mucha CARNE 🥩 para tu cuchillito, bombón”…

Pero me dirían vulgar…

Recommended Posts

Leave a Comment