Hace años vengo practicando el llamado “desapego”. Especialmente de los trabajos y personas.

Uno debe comprender que hoy estás aquí y mañana quien sabe. Que hoy te buscan y mañana no.

Soy de las que no se dar sin recibir. Y no me refiero a un regalo. No sirvo para llamarte y que no me contestes. No puedo serte fiel y que me salgas con una trastada. No puedo quererte sin sentir reciprocidad.

Me he “ido” de gente y lugar. Sin problema alguno. Y no vuelvo. Lo pasado, pisado. Los que ya no forman parte de tu vida por su propia elección deben permanecer así..lejos de uno.

La maldita costumbre a ciudades, casas, trabajos y personas solo nos causan sufrimiento.

¿Me tengo que mudar de ciudad? ¡Me voy! ¿Tengo que renunciar al trabajo o me despiden? ¡Al que sigue! ¿Mi galán ya no me quiere? ¡Me pongo re chula y me busco 5 más nomás por fastidiar! Si ¡5! Para no acostumbrarme a ninguno. Se los dejo de tarea. Háganlo se siente BIEN 😊

Así que…no se dejen chantajear y avancen…

Recommended Posts

Leave a Comment