Eventualmente mis hijos me preguntan el porqué no tengo galán a luego de casi 6 años de haberme divorciado de su padre.
La respuesta siempre es la misma: no ha llegado nadie que me enganche el corazón.

En mi casa somos todos muy bromistas así que hace unos días mi hija tomó un papel y un lápiz y me dijo: “vamos a poner un anuncio de SE BUSCA NOVIO, para mi mamá. Dime cómo quieres que sea el hombre de tus sueños”

Sin más. Empezamos a escribir.

-Un buen trabajo.-Diego se empezó s reír- Ummmm, ok, ok, un trabajo.

-No puede ser republicano. Mi hija saltó: “mamá, no puedes alejar a alguien por sus ideas políticas”.

-Ok, cámbialo. Debe detestar a Trump-. Ángela me lanzó una mirada asesina. -O eso, o cero republicanos-. Mi hija me llamó radical. – Si, y más en el amor-.

-Ojos azules, por favor- Esta vez Diego se puso mal. “Mamá por favor ¡que importa el color de los ojos! -Ok, ok. Ojos, debe tener ojos. Dos ojos-.

Mis hijos soltaron la carcajada. Y entonces tuve que narrar mi experiencia de una cita a ciegas con un señor con serios problemas en una de sus piernas.

“Mamá no inventes”…lo peor es que yo no estaba inventando.

El caso es que a la lista se le añadió:
-Debe oler rico
-Debe ser soltero, viudo o divorciado
-Tiene que gustarle México

“Ay mamáaaaaaa nada de eso es importante” la ligereza con la que nos hijos tomaban mi vida amorosa me sorprendió.

-¿Me meto entonces con un garabato o que?- dije mientras revisaba la lista. -Hombre ¡que yo no soy exigente!-

Luego de media hora mis hijos abandonaron su misión imposible entre alegatos de “eres muuuuuy difícil Mamá”….

¡Ahora resulta!….

Recommended Posts

Leave a Comment