Resulta que hoy es el día del “amigo con derechos”, cosa simpática la verdad porque con esta pandemia no estamos para muchos “festejos” con nuestros “amigos”.

En lo personal no tengo ese tipo de “amistades”. Mis amigos, son exactamente eso, amigos, carnales de otro planeta a los que no voy a rebajar al de “amante de ocasión”. Vamos que…hay niveles.

En varias ocasiones (es que soy muy popular 😛😛😛) me han solicitado mi “profunda amistad”. Solo que a mi esas peticiones me causan gracia.

¿Porqué mejor no piden una noche de pasión sin compromisos? Así directo y al grano. Pero la gran mayoría masculina (si, la mayoría) no tiene esa capacidad de pensamiento claro, quizá no lo saben expresar o les da miedo “ofender” a la fémina.

“Podríamos ser…amigos con derechos” me dijo un señor con el que salí algún tiempo. Su propuesta me dio “cosita”.

“No me gustas para amigo, bombón”.

El pobre no dijo más. Y eso que yo esperaba una respuesta de tigre. Algo así:

“¿Y como para qué te gusto my dear?“ Uyyyy me hubiera emocionado ¡tanto! Pero no. Ambos callamos. Cualquier pensamiento pecaminoso lo borró su comentario idiota y su largo silencio.

Yo no soy amante de mis amigos, ni amiga de mis amantes. Cada quien en su lugar. Los amigos pa’ exhibirlos, los amantes, al anonimato. Nada más encantador que un “secreto” perverso.

Tengo grandes amigos varones con los que comparto ideales y sueños, consejos e ideas filosóficas, banalidades y mucho más.

¿Cómo arriesgar semejante tesoro a un mal desempeño carnal? ¡Piedad!

Mis amigos solo tienen derecho al afecto que se ganan en mi mente y corazón. Para todo lo demás…está MasterCard…

Pero como cada cabeza es un mundo, a los que sí festejan…¡feliz día!

Recommended Posts

Leave a Comment