“Todos los hombres son reciclables” me dijo una buena amiga luego de que le conté que un caballero, un antiguo galán, me había vuelto a buscar.

“Ay ¿será?” Le dije un tanto incrédula. Aunque la realidad es que efectivamente, varones que pensé habían quedado en el olvido han reaparecido en mi vida como por arte de magia.

En algunas ocasiones no sé ni quien me escribe porque suelo borrar los números telefónicos.

“Te he extrañado” me escribió en mayúsculas. “¿Quieres ir a tomar una copa?” Mi amiga y yo nos reímos.

“¿Has pasado 8 meses sin buscarme y me escribes solo para tomarme una copa?, hombre, si vas a hacer el papelón, ¡que valga la pena!” Le contesté.

“Eres terrible Diana, en serio te extrañé”.

Supongo que todos hemos sentido la necesidad de “intentar” una nueva oportunidad con alguien.

“No darling. No me voy a tomar una copa contigo…pero gracias por escribir. Te voy a mandar una foto para que la mires cuando te sientas melancólico”.

Le mandé una fotilla chula.

“¿Es un no definitivo?”.

“No. Intenta de nuevo en otros 8 meses. ¡No pierdas la fe!”.

Con dignidad se retiró luego de mandarme unos cuantos textos más.

Ahora, así como digo una cosa, digo otra. De vez en cuando, vale la pena reciclar. Especialmente si tienen los ojos lindos.

Recuerdo a un catalán de ojos azules de ensueño que luego de casi un año de no verlo me escribió muy emocionado.

“Wowwwwww te vi en la televisión” “¡qué linda!”.

Me encantan los aduladores.

“¡Hola my dear! ¿Verdad que no has encontrado a otra más bonita que yo? O de plano ya te volvieron a poner el cuerno y pensaste en vengarte en este cuerpo del delito”.

Me encantaba su humor. Aguantaba vara como pocos. Por decencia no voy a decir en que terminó el asunto. Pero digamos que me dejó un alegre recordar.

El caso es que el reciclaje en el amor puede resultar un verdadero arte.

Ya lo dice el refrán…”la chancla que yo tiro, no la vuelvo a recoger”

¡A menos que ande descalzo!….

PD: Cuéntenme, y ustedes ¿reciclan de vez en vez?

Recommended Posts

Leave a Comment