Mis hijos me preguntaron hace un ratito:

“Mamá, en tu lápida, cuando te mueras ¿qué quieres que te pongamos? ya ves que se les pone un ‘mensajito’…”

Con la ternura que me caracteriza les respondí.

“Aquí yace una vieja perra e hija de la chig$&@&..que vivió a todas márgaras hasta que se petateó”

“Ay mamá por favor 🙏 ¿cómo se te ocurre que podemos poner algo así?”…

“¿Qué tiene de malo? Yo soy de Veracruz”

“No mamá ¡Esto es serio!”…

“Ok, ok. Entonces pongan: Aquí reposa una dama, adorada por el público y sus hijos. Una mujer abnegada, una mujer tranquila, una señora delicada, una mujer altruista, una mujer precavida…una mujer…”

“¡Mamá no inventes! Tú no eres precavida…ni tranquila, ni abnegada. Y ¿qué público te adora? Ni que fueras estrella de cine”…

Jejeje…

“¿Verdad que lo de vieja perra me queda como anillo al dedo? Pongan lo primero que les dije queridos hijos…de mi para el mundo ¡con amor!”…

Jajajaja…

Al pan pan…y al vino ¡salud!…

Buenas noches darlings…

Recommended Posts

Leave a Comment