28gemidos630

“Tienes que tener satisfecho a tu hombre en la cama, lo que tú no le des, otra se lo dará”. La afirmación vino de un buen amigo, a quien además considero sumamente inteligente.

“O sea, si le doy buen sexo… ¿no me va a ser infiel?”, le cuestioné. “No, pero tienes menos probabilidades de que lo sea”, me dijo.

Ante semejante aseveración, nos enfrascamos en una larga conversación “textual”, (es que a ambos nos gusta escribir) sobre la fidelidad y el sexo. El hombre me va a ser infiel, pero… hay que darle lo que pida en la cama para reducir las probabilidades de que lo sea.

Yo estoy convencidísima que el hombre que te va a ser infiel lo será, tenga o no una buena cama. Creo que en los hombres, la fidelidad sexual no va necesariamente ligada a que tengan una excelente relación íntima con su pareja.

“Hay muchos hombres fieles”, me dijo mi amigo. La verdad, lo dudo muchísimo. Creo que el “muchos” se reduce a unos cuantos.

No soy sexóloga, ni sicóloga, ni socióloga ni dada de eso. Pero, llevo mucho tiempo entrevistando a hombres y mujeres sobre diferentes aspectos de su vida y la mayoría, tanto ellos como ellas coinciden en que el varón es infiel por naturaleza.

“O sea, si mi pareja me pide tríos y otro tipo de aventuras amatorias, se lo tengo que cumplir porque si no, otra sí le hará su sueño realidad”, le dije. “No, no… tú no tienes que hacer nada que te disguste… pero… ya sabes a lo que te atienes”, insistió mi amigo.

Una famosa sexóloga dijo alguna vez que, “los hombres tienes sus partes íntimas expuestas, por eso, son más propensos a responder a estímulos externos que les llevan a casi todos a la infidelidad”. Pensé que era una locura, pero lo años y la experiencia me han llevado a pensar que tal vez la experta tenga razón.

Particularmente pienso, que tanto el hombre como la mujer deben buscar la satisfacción sexual ellos mismos sin esperar que nadie les de nada. “Una buena cama” es responsabilidad de uno mismo porque aunque el sexo sea en pareja, hay que saber pedir para recibir.

Ya lo dice el viejo refrán “en la forma de pedir…está la gracia de dar”.

Este artículo fue publicado en Huffington el 20 de diciembre del 2015

Recommended Posts
Showing 2 comments
  • Humberto Tabares
    Responder

    Pienso que en una relación entre dos personas van a existir tantos matices como personas y si nos enmarcamos en una de pareja, pues la cuestión se complica un tanto. Mi opinión es que en verdad el sexo es importante, fundamental sin lugar a dudas, pero puedes imaginar una relación en que todo sea sexo, sería imposible el día tiene 24 horas y de estas de una manera normal quizás dediquemos a esta actividad el 5 o el 10% del tiempo, en todo ese otro que queda, de que hablamos, que compartimos. Una buena relación consta de muchos poquitos y a medida que nos alejemos del suelo es decir que seamos un tanto más cultos esto se puede enriquecer. Es cierto que para un hombre estar con una mujer que no le guste es algo agobiante, pero la otra cara de la moneda no es menos interesante, si ella nos gusta pero solo en la cama podríamos ser infieles porque lo que encontramos ahí lo podemos hallar en otro sitio también, es decir sería una relación endeble y que nunca soportaría el rigor del tiempo. Prefiero una mujer que me sea atractiva y que a la vez me seduzca con su inteligencia, si estos dos factores se cumplen es el mejor preámbulo para decir que estoy al lado de la persona correcta, y reitero es solo mi opinión.

    • Diana Montano
      Responder

      Muchas gracias por comentar Humberto. La infidelidad es un tema de debate. Saludos

Leave a Comment