IMG_1355

Siempre he dicho y pensado que vivimos gran parte de nuestra vida tratando de complacer a los demás.

A los padres, a los amigos, a la pareja, a los hijos, al mundo entero menos al que verdaderamente importa: TU

A los 40 y supongo que en un momento de locura total u hormonal, me di cuenta que no me gustaba mi vida. Me vi con los brazos cansados, desmoralizada y profundamente insatisfecha. Parecía tenerlo todo y eso me causó serios conflictos internos.

¿Como podía ser yo tan desagradecida? La culpa me mataba. No podía ser la mejor madre, ni la mejor esposa, ni la mejor hija, hermana o amiga. Siempre algo pasaba que me recordaba que era nefasta cumpliendo con todos los deberes “propios” de mi género. Yo, que soy una perfeccionista innata me sentía “decepcionada” de mi misma.

Hasta que un día, el alma, el corazón y el cuerpo se cansaron precisamente de esa culpabilidad y digamos que me emancipé de todo lo que me ataba.

Finalmente dejé de “consultar” de que color pintar mi casa, como arreglarme el cabello, cuantos animales podían vivir conmigo, cuando renunciar a un trabajo detestable, a quienes visitar en vacaciones o a quien dejar entrar a mi vida.

Ya lo dijo Carolina Herrera, “Si algo no te agrada quítale el único poder que tiene: tu atención”.

No puedo asegurar que soy más feliz que antes porque la felicidad es un cuento chino pero me encanta pensar que hago prácticamente lo que me viene en gana, estoy con quien me apetece y hablo con quien quiero sin compromisos de ningún tipo.

Vivamos para y por nosotras, aunque algunos lo llamen egoísmo. Se trata simplemente de quererte mucho…¡muchísimo!

#emancipacion #felicidad #autoestima #libertad #mujer #mujerpoderosa #behappy #beyou

Recommended Posts

Leave a Comment